El quiche es un plato que no vemos frecuentemente en España, pues pertenece a la cocina francesa, pero es fácil de hacer y por eso os invito a probarlo.

Claro que como siempre os comparto una versión mucho más saludable y digestiva, cambiando algunos ingredientes por otros menos inflamatorios y pesados.

Me gusta esta receta porque le da a nuestra cocina un ambiente más festivo, con esa masa crujiente y porque podemos dejarlo hecha antes para una cena con invitados y queda muy rica o para sorprender a tú familia.

 

INGREDIENTES:

Para la masa:

  • 300 gr de harina de trigo sarraceno (o harina de arroz integral)
  • 200 gr de aceite de coco virgen
  • 1/2 cucharadita de sal marina
  • 75 ml de agua mineral o filtrada helada

Para el relleno:

  • 150 gr de puerros bien lavados y picaditos
  • 150 gr de espárragos verdes sin el tallo y cortados en trocitos
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen
  • 3oo ml de “nata” vegetal (yo use la Cuisine Thai Coco de la marca Naturgreen)
  • 3 huevos
  • Sal marina
  • Especias como pimienta y nuez moscada, si utilizas una nata vegetal que no lleve ya especias.

 

PREPARACIÓN:

– Mezcla la harina con el aceite de coco, la sal y el agua helada. Une todos los ingredientes, pero sin amasar; deben quedar como unas migas gruesas.

-Forra un molde o utiliza uno de silicona y extiende la masa por el fondo y dos dedos en los bordes, repartiendo la masa y aplastando de modo que quede compacta y uniforme. Refrigera en la nevera durante 1 hora.

-Pon la cucharada sopera de aceite de oliva virgen en una sartén y dora el puerro, entonces añade los espárragos picaditos, sofríe unos minutos, sal un poco y tapa a fuego bajo durante unos 10 minutos. Reserva.

-Por otro lado bate la “nata” con los huevos, sal marina al gusto y especias (si no lleva la “nata”). Cuando ya no estén calientes las verduras que has reservado, las añades a la mezcla de huevo y nata.

-Vierte esta mezcla en la masa que ya está bien fría e introduce en el horno hasta que cuaje la masa, durante unos 30 minutos.

 

Y a disfrutar 🙂 Esta receta queda genial al día siguiente, después de haber sido refrigerada, pues la masa queda más firme y los sabores se potencian. Además puedes hacer múltiples variaciones, con otras verduras que prefieras, con queso vegano rallado por encima como en la foto, etc. Prueba y me cuentas!!

 

 

Share