Seguramente ya hayas oído hablar de los beneficios de comer crucíferas como el brócoli, este vegetal tiene propiedades anticancerígenas bien potentes que conviene incorporar en nuestra alimentación, sobre todo las mujeres.

Si no sabes como comer esta medicinal verdura, si estás aburrida de comerla cocida y ya, o si como yo necesitas que las comidas tengan alguna salsita saludable para que no se te hagan tan secas que te atragantas (si, si, créeme, si las comidas están muy secas me atraganto), pues aquí tienes una opción que me encanta.

Esta salsa bechamel es sin gluten y sin lácteos, lo que la hace más ligera y digestiva. Te va muy bien si tienes un tipo metabólico mixto. ¿Aún no sabes cual es tu tipo metabólico? Descárgate gratis el paquete de regalo de bienvenida a mi web donde tienes un test para conocer de qué se trata y cual es tu tipo metabólico, una Guía estupenda de Batidos Saludables, un recetario según tu tipo metabólico y una sorpresa muy especial –> https://renuevateconainara.com/regalo/

 

INGREDIENTES:
  • 1 cabeza de brócoli bien verde-moradita y firme, lo arbolitos bien limpios
  • 4-5 hojas de laurel
  • agua
  • sal
–>  Para la Salsa bechamel:
  • 3 C soperas de harina de arroz integral
  • 3 C soperas de aceite de coco virgen derretido
  • caldo de pollo ecológico o caldo casero o leche de coco o de arroz sin endulzar
  • sal marina al gusto

 

PREPARACIÓN:

Pon una cazuela con agua en la base (que no toque el agua cuando hierva el cestillo con el brócoli), en el agua las hojas de laurel y encima el cestillo con los arbolitos bien limpios y una pizca de sal marina.

Cuece a fuego medio durante 5 minutos (pincha con un cuchillo para comprobar que este hecho, ni muy blando, ni que te cueste introducirlo).

En cuanto esté hecho, pásalo por debajo de agua fría y deja escurrir.

 

–> Para la Salsa bechamel:

En una sartén de acero inoxidable poner el aceite, calentar y añadir la harina de arroz integral. Remover 2 minutos con una varilla de mano.

Añadir un chorrito de caldo o leche vegetal (unas 4 cucharadas soperas más o menos) y remover bien con la varilla en la misma dirección. En cuanto absorba el líquido añadir otro chorro y seguir removiendo bien alrededor y por el centro.

De nuevo añadir más líquido y añadir la sal marina al gusto, remover y repetir la operación de añadir líquido hasta que quede una salsa fina y ligera que no absorbe más caldo o leche.

Añadir el brócoli y remover para calentarlo (solo un poco para que no quede blando y no pierda propiedades) o verter la bechamel sobre el brócoli y acompañar con lo que se quiera.

Puedes espolvorear por encima con levadura nutricional, que aún hace el plato más nutritivo y sabroso.

 

¿Quieres renovar tú alimentación según tu tipo metabólico, tu grupo sanguíneo y tu bioindividualidad para disfrutar del peso, la salud y el bienestar que deseas?

Sí, deseo renovar mi alimentación

Share